domingo, 17 de octubre de 2010

Otro

Otro sábado más, más rutina, más semanas, más clases, más exámenes, más todo. No sabéis cómo odio el otoño/invierno (exceptuando las navidades y período vacacionales obviamente).
Esta semana ha sido horrible, y eso que con el puente sólo han sido 3 días de clase, pero no he visto el momento de que fuera viernes a última hora. En cambio hoy ya es domingo por la tarde, buff. Y tener examen de matemáticas con la peor profesora del mundo el martes como comprenderéis, no mejora mucho las cosas.
Me pasé el final del puente en casa estudiando, y miércoles, jueves y viernes más de lo mismo. Ayer salí, nada del otro mundo. Fui de chupitos con Sonia y me tomé dos tequilas para ver si me animaba un poco, y luego nos piramos al botellón dejando a dos amigas bebiendo más por allí. En el botellón no hicimos nada más que estar sentados en el suelo, pasando frío, o buscando a Sonia porque un chico la reclamaba y sus amigos no paraban de preguntarnos si ella quería con él. Bueno, Manuela ligó con otro. Un chiquillo de 15 años según ella, rubito, que tiene la cara muy mona jajajajaja y amigo de su ex-lio Sergio. Se creó bastante expectación y hasta sacamos fotos y Alex, como no, grabó un vídeo. Luego también estuvimos con Magda y su amiga, que iban contentillas otra vez, al contrario de lo que me habían dicho que harían el viernes en clase de idioma optativo. Vero, otra de nuestras amigas, me confesó que se había liado con otro de los amigos de Sergio, pero que estaba arrepentida porque es un año menor que nosotras. ¿Hola?¿En qué tipo de sociedad vivimos? Ellos siempre pueden liarse con chicas más pequeñas, pero si nosotras nos liamos con uno un año menor ya es un pecado y somos unas putas asaltacunas... en fin. Después de pasarnos otro rato manuela y yo sentadas en el suelo hablando y después de haber rechazado a uno de los amigos de los chicos que perseguían a Sonia nos fuimos a la discoteca. Tenía la esperanza de ver a Alfonso, aunque cabía la posibilidad de que no me volviera a liar con él, e incluso me alegraba la posibilidad de que Fernando volviera a saludarme tan extrañamente como hace siempre, porque me parece sumamente gracioso, pero nada. De Alfonso ni rastro y Fernando me saludó lo más sosamente que pudo. Hicimos lo de siempre: ir al baño y pedir la copa y al irnos a los sofás encontré a Marta hablando con uno de los militares de la marina que siempre andan por allí. Uno muy guapo por cierto, que estaba contándole su vida en la academia.
-¿Os dan el domingo libre?
-¡Y el sábado! ¿Acaso no me ves? ¿O te crees que sigo corriendo y haciendo flexiones por aquí?
-Vale vale, pero pórtate bien, que si no te meten en el calabozo. y si te portas mal te pego una ostia porque tú a mi no puedes devolvérmela o si no también hay calabozo, porque ¿tenéis calabozo no?
-¿Tú en que siglo crees que estamos? Hay una sala, pero solo nos meten allí para que no salgamos. Es el castigo, lo peor es que cuenta en el expediente..
Y así seguía la conversación.
Marta le presentó a varias de mis amigas, creo que él quería liarse con alguien. Por supuesto a mi no me lo presentó. Ya se había enfadado porque Alfonso se habia liado conmigo y no con ella y no pensaba permitir que su amiguito se liase conmigo también. Tonterías.
Bailamos y lo más interesante fue ver a Sonia interrogando a uno de los compañeros de Alfonso, al que le llaman Kito, de Paquito, Paco, Francisco etc.
-Oye Kito (a todo esto se lo preguntó con toda la confianza del mundo porque seguro que solo sus muy amigos lo llaman así), ¿ha venido tu amigo Alfonso? Es que es para mi amiga, sisi esta de aquí detrás, la morena de pelo largo, esa esa.
(Acercándose mucho a Sonia, yo casi pensé que se estaban liando :O)- Ehm, no, no ha venido, ¡pero aquí estamos el resto a vuestra disposición para lo que queráis eh chicas! De todas formas ya le comentaré que preguntan por él.
Cuando me lo contó casi me muero de la risa. Total que perdidas todas las esperanzas me dediqué a bailar a lo loco con todos mis amigos y a observar como varios militares le perreaban a una chica muy bajita que para colmo no se enteraba de nada, pobre.
Nos fuimos pronto, a eso de las dos. Otra consecuencia más de estar con exámenes ya. Acompañé a Sonia hasta su casa, porque desde que la persiguieron al volver de la discoteca unos chicos de aspecto chungo está medio traumatizada, y luego me fui a casa.
Total, que ha sido otra mierda de fin de semana. Y lo que me espera esta semana va a ser mucho peor...

 Manuela ya os ha hablado de los chicos de su vida. Aún recuerdo cuando hace relativamente poco, cuando aun no se habïa liado con nadie, ninguna persona que la no conociera bastante no se lo creía, era bastante gracioso jaja la verdad es que yo siempre he intentado juntarla con mil y un chicos y le he dicho que hace buena pareja con todos, pero de los que ha estado Sergio y Alberto son mis preferidos. Y aún así Sergio se comportó como un idiota cuando acabó con ella, asique Alberto tiene todos los puntos para ser su hombre (es la manera que tengo de decir su chico ideal). Además tienen un rollito muy sospechoso vía Twitter... a ver cuando vuelve de donde estudia a pasar unos días y bueno, espero que queden. Aunque seguro que Manuela no cede a la primera. Es casi todo lo contrario a mi. Soy muy enamoradiza, demasiado. Ha habido por lo menos mil chicos que me han gustado que yo recuerde, pero bueno creo que sólo he estado enamorada una vez. Y no correspondidamente por desgracia. Y sí, ha sido de Jacobo. Algún día supongo que os contaré toda la historia. Ha habido otros chicos más o menos importantes: Juan, con quien estuve de rollo gracias a Jacobo, rubio, ojos claros, hacía más o menos parkour y me pidió por messenger; Pedro, es del pueblo donde suelo pasar las vacaciones y llevo varios años detrás de él pero el parece que pasa; y Mario, que me gustó a principios del instituto, nos puteaban y yo creía que acabaríamos casados y por último Diego, al que conocí en la excursión del instituto del año pasado y conectamos muy bien, al principio no pensé que fuera a sentir nunca nada por él, pero luego creo que despues de picarnos y tontear via Tuenti llegué a sentir algo.Por suepuesto con él la cagué el ultimo fin de semana de verano, cuando estuvimos a punto de liarnos. Ambos estábamos bastante morados y él se lo contó a sus amigos, aunque no tal y como realmente pasó, igual que hizo Jacobo. Y yo me enfadé. Era uno de mis mejores amigos y ahora ya ni hablamos. Ha habido muchos más chicos pero han sido gustos pasajeros o líos de una noche, varios militares (el último Alfonso) porque los chicos de traje me pirran el doble, y algún desconocido... Sí, es todo lo que Manuela nunca haría.

- Irene<3 -

miércoles, 13 de octubre de 2010

Confieso que...

este puente ha sido más bien aburrido. Estar en casa, cuando los demás hacen deberes o yoquesé es ho-rri-ble!
Asi que no hay mucho que pueda clasificar como contable.
En vez de eso hablaré de chicos, vamos, lo típico.
En mi vida, cinco chicos me "han marcado" bastante. Bueno, podriamos considerarlos más, pero en esta ocasión no.
- Tomás: mi primer amor por asi decirlo, fué en primero de la ESO y yo estaba coladita por él. Lo nuestro no funcionó, sus amigos/as estaban en contra. Cosas de la edad... Aún asi, hace cosa de un año puede ser? volvimos a recuperar nuestra amistad, aunque Irene y las demás se empeñaban en que tonteabamos.
- Alejandro: uno de los mejores amigos de Tomás. Si, ya se que parece raaro y tal, pero cuando dejó de gustarme el otro, pues me gustó este, y esta vez si hubo tonteo enserio. Hasta él se lo confesó a Irene y le pidió ayuda. Casi pudimos llegar a ser novios, pero no. Y ahi es cuando os explico brevemente que soy relativamente especial para las parejas/novios/rollos/etc. No he tenido novio NUNCA. Y creo que era por miedo a ... nose, perderme a mi misma, que me hicieran daño o algo asi. Y ahora que por fin me decido a que si quiero, pues nada, no hay pretendientes que busquen novia... Enfin.
- Damián: el primer chico con el que me lié. Y fue hace no poco, pero casi podriamos considerarlo. Si, en mis diecisiete años de vida, y hace poco! Pero es que no habia encontrado a la persona adecuada, y a parte, pues eso, me parecian putillas las que se liaban con muchos. Podria decirse que lo de Damián fue casi casi una apuesta. Os explico, lo conocimos un sábado, y enseguida conectamos él y yo. Y una amiga. Como nos gustaba a las dos y el no parecia pues nose, darse cuenta? pues decidimos que la que primero lo consiguiera pues para ella, eso si, la otra no podia enfadarse. Y gané yo. Nadie apostaba por mi, la timida Manuela, la que no se lia con nadie pero tontea con todos. Él me gustaba, pero después de eso me habló de salir, de amor... y me asusté. Como siempre.
- Sergio: Lo conocia de hacia bastante, pero solo de vista. Siempre que nos cruzabamos mis amigas le decian: Eh, a la rubia le gustas! Y asi, que mal lo pasaba yo... Hasta que en fin de curso, nos presentaron, y más tarde, hablando y asi, pues un día coincidimos en la playa, cosa que fué una encerrona (creada por Irene y Sonia) y nada, dimos un paseo, tal cual... y nos liamos. Hasta ahi normal no? El caso es que después de eso no volvimos ha hablarnos y ahora va a mi nuevo instituto. Gracias Dios, me lo encuentro todos los dias y es muy divertido. Todas mis amigas lo saben, todos sus amigos lo saben.
Y por último, pero no menos importante.
- Alberto: Ayyyyyyy ese chico. Dios mio! Lo conoci en un evento social al que acudimos este verano. Era un baile de gala que organizaba el casino de mi ciudad. Todas de largo y ellos de esmoquin. Guapisimos.
Pues en ese momento no se yo dónde estaba, cuando derrepente, Irene me agarró del brazo, y me dijo: " Paula y yo acabamos de ver a un chico increible! Es un bombón!" Me lo señalaron todas locas y escandalizadas, pero yo de lejos no es que tenga vista de lince, asi que no vi al adonis que supuestamente habian visto.
"Un modelo, modelazo" repetian todo el rato, Paula estaba que se le caia la babilla.
Después, tras unos cuantos bailes más, e ir ha "casar" a unos amigos en la iglesia que hay dentro del recinto para pasar el rato, nos fuimos a sentar, ya bastante cansados de toda la noche en pie. Debian ser las ¿5? de la mañana. Y ahí apareció el. Bueno, realmente primero llegaron sus amigos. Veinte años, esmoquin, elegantisimos y divinisimos. Yo no podia verle muy bien la cara, ya que estaba girado, asi que le dije a Manolo (uno de sus amigos) que podian acercarse los tres, que no mordiamos, y lo llamó.
Buff, guapo era poco. Le preguntó mi nombre a Irene y se acercó a mi.
"Dame dos besos nos?" me dijo con una sonrisa súper seductora (que os diga Irene)
Y bueno, charlamos, dimos un paseo, hablamos bastante más y nos contamos nuestras cosillas. Me dijo lo preciosa que estaba, que tenia una sonrisa tremenda. Y yo con una risa floja que no se me iba. Estaba que no me lo creia. Y me besó, y bueno, le siguieron muchos besos jajaja.
Pero nada, cuando ya eran las siete o asi, cada uno para casita, que teniamos que bajar aún a la ciudad a desayunar con los amigos y esas cosas. Problemón, no sabia ni su nombre, y yo seguia en mi nube.
Y ahora, después de haberlo encontrado, pues hablamos y asi, pero el no vive en mi ciudad, estudia en Madrid, como todo hijo de vecino en estos tiempos vamos... JAJAJJA
Y ya. Los cinco chicos más "importantes" que creo precisos contar, podian haber sido seis, pero este último que ya ni merece mención, es un imbécil, y por flipado y creido se merece que lo olvide. Asi que...YA! LISTO! Borrado ;)

-xx Manuela -

domingo, 10 de octubre de 2010

Sábado

Ya había pasado. Otra semana más. Otro sábado más.
Y nada más llegar a casa tenía ganas de volver a salir otra vez. Qué frustrante tener que esperar una semana para que vuelva  ser ese tan deseado día, ¿no?
No ha sido un gran sábado la verdad, nada comparado con el de la semana pasada; ya Manuela os ha contado ¬¬ jajajajaja. Ay! Alfonsito, Alfonsito. La verdad es que tenía ganas de volever a verlo, pero les han dado vacaciones por el puente del Pilar y tal, lo típico supongo que se habrá ido a ver a su familia, amigos, etc. Y está más que claro que el martes encenderé la tele para verlo desfilar en Madrid, y pienso decirle a mi hermanito pequeño:- Mira, mira, a ése lo conzco yo! Lo veo cada Sábado!- y él flipará.

Pues bueno lo que os contaba: Sábado. Hemos ido al botellón y tal lo mítico que se hace en toda España, lo mítico que te preguntan cuando vas al extranjero. El amibiente era bastante pésimo, no había mucha gente, y a mi lo que más me gusta es ver a todo el mundo por allí, encontrarte a la gente a la que nunca ves por la calle, que no va al mismo instituto ni nada. Para colmo éramos bastante pocos en el grupito: de chicas Manuela, Marta, Yaiza, Gloria y Carla F (no la de la semana pasada, esa era Carla S). también habíamos quedado con los chicos, aunque siempre suelen ir un poco más por su cuenta, cosa que suelo aborrecer, pero de todas formas siempre me ha gustado quedar con  ellos para cualquier cosa, sobre todo y muy a mi pesar con Jacobo. Me encanta, me gusta y me chifla desde hace casi dos años, cuando nuestro tutor nos sentó juntos en clase. Durante todo este tiempo le he permitido que me contara absolutamente de todo, que saliera con amigas mías, que me contara los veintemil rollos que tiene cada sábado e incluso le he aconsejado sobre cómo dejar a su anterior novia, pero desde hace unos meses, cuando me enteré de que soltó a los cuatro vientos que el día que nos liamos (sisi, nos liamos), fui yo la que le entré y él se apartó porque no quiere nada conmigo, he intentado dejar de hablarle. Me he pasado el verano pensando en otros, sin dirigirle la palabra, y él se ha hechado una novia que vive al lado de Manuela. A pesar de haberlo intentado e incluso haberme mentalizado de que es gilipollas, aún no lo he olvidado. Y creo que tenerlo en clase, y tener que tratarlo como un amigo normal perjudica las cosas.
A parte de Jacobo, también estaba su inseparable Alex (otro asiduo a colgar videos en youtube como Manu y yo jajajaja) y algunos más a los que nombraremos más adelante.
Bebimos un rato y luego nos dedicamos a dar vueltas por ahí buscando a gente conocida. Manuela, Rosa (que acababa de llegar) y yo nos encontramos a bastantes conocidos y nos dedicamos a sacarnos fotos con ellos por ahí durante horas. Lo mejor fue ver a Magda y a su amiga que de apariencia son muy inocentes, tambáleandose por el lugar con la boca negra de vodka y buscando un sitio en el que hacer pis sin ser vistas. Obviamente también nos encontramso a Jacobo con su noviecita dándolo todo y tuve que contar por lo menos hasta un millón para no ir y pegarle una bofetada a cada uno. A ella porque me cae mal y a él por imbécil.
A eso de las doce nos fuimos a la discoteca. Era la fiesta de una marca de bebidas y daban regalos asique todo el mundo iba por ahi con gorros, linternitas, collares y chorradas varias con el logotipo de la marca. Como estaba bastante vacío nos limitamos a  pedir una copa y sentarnos en los sillones de la entrada. Marta lloraba desconsolada por un amor no correspondido en una esquina, y a su alrededor otra de nuestras amigas y el hermano de Yaiza intentaban consolarla. Manuela hablaba de mí con un chico de su academia de idiomas. El resto simplemente reía al ver bailar a otros dos de nuestros amigos o bebía su copa. después de un rato y con Marta ya consolada entramos a bailar. No había ni rastro de ningún militar, lo que alegraba a mis amigas que se pasan la vida dandoles codazo o pisándolos con los tacones.
Alfonsito no estaba, pero el que si era Fernando, un chico rubio con el que ya me había liado hacía unas semanas y que siempre me saludaba. Hay que aclarar que siempre me da un poco de nosequé porque parece un poco gay al saludar y me resulta raro pensar que es gay y que se ha liado conmigo y con otra de mis amigas, pero bueno...
Bailé y bailé, con unos amigos, con otros...  e incluso tuve que aguantar que Fernando bailara tan pegado a mi que no pudiera moverme en niguna dirección. Un rato antes de que cerrara las sesión salimos Rosa y yo a coger nuestras cosas para irnos y ahí es cuando volvió a entrar el rubito este en acción. pasé a su lado procurando ni tocarle, pero él se dio cuenta, me miró y me cogió una mano. Yo esaba nerviosa, no quería volver a liarme con él, por lo menos no ése día. Estábamos muy cerca, pero para mi sorpresa él se limitó a tocarme la nariz, como les hace la gente a los niños pequeños. Rosa estaba flipando más que yo con la escenita, yo le dije adiós a Fernando y me largué con cra de no saer de que va la cosa.
Y así acabó la noche, una mierda de noche, pero bueno...

Hoy es Domingo y no hay planes. Me tiraré la tarde viendola MTV y estudiando algo de química supongo. Suerte que aún me esperan dos días de vacaciones más por delante y luego sólo quedarán 3 para el sábado! ¡yujuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuu! Sólo espero que el finde que viene haya vuelto Alfonso de su deber con el Ejército en Madrid y podamos seguir con lo del otro día. Por cierto, Manu es una exagerada, tampoco era para tanto! jajajaja ¡Ha dicho que parecíamos hasta una máquina succionadora!En fin...
Espero que ella os cuente más cosas estos días.

-Irene<3-

sábado, 9 de octubre de 2010

¿Y estos son los que defienden nuestro país?

Esa es la pregunta que me hago yo todos los sábados.
Si, obviamente los sábados porque son los días en los que se sale en mi ciudad.
La discoteca se llena de marines, ya que nuestra cuidad es costera, y, después de ver a semejantes individuos, no puedes hacer otra cosa que cuestionarte lo mismo que yo.
Os pondré un ejemplo:
El sábado pasado, a pesar de que llovia a cántaros, decidimos salir. Nos fuimos temprano a la discoteca, a eso de las doce, por lo que aún no estaba llena, y estuvimos un rato esperando fuera a que la gente fuese llegando.
El resto de mis amigas se metieron dentro, mientras Carla, Roberto y yo bailabamos bajo la lluvia en un paraguas previamente robado. Bueno, no robado, pero casi.

Cuando por fin decidí que ya estaba lo suficientemente empapada y que la hora era la adecuada (a la una los marines se marchan, y solo van a la discoteca para meter mano) entré, y me puse a bailar con Irene.
Cerca nuestra habia dos chicos monisimos, con unos ojazos azules increibles. Parecia que pretendian abrirse paso entre la multitud, por lo cuál me aparté para dejarlos pasar.
En ese momento, mientras hablaba con mi amigo Julio, perdí a Irene de vista, y cuando me giré alli estaba..
Liandose con el chico de los ojos bonitos. Dios mio que expectación se creó! Jajaja
El chico era un marine de último año, y obviamente no iba con uniforme blanco (en invierno es azul marino), veinte años (tres más que nosotras), y con experiencias de la vida, ya sabeis a lo que me refiero.
Irene desapareció con Alfonso (así se llamaba) durante casi cuarenta y cinco minutos, lo que hicieron, ya podeis imaginaroslo. Yo solo os diré que cuando nos ibamos para casa, lo único que queria era limpiarse las manos! JAJAJAJAJA (espero que no me mate por contar yo esto en vez de ella, no podia dejar pasar la oportunidad!)
-xx Manuela-

miércoles, 6 de octubre de 2010

Empecemos.

Ante todo explicar varias cosas básicas que debeis saber.
1) Este blog está basado en hechos totalmente reales, y, aunque puedan parecer imposibles, pasaron.
2) Los nombres utilizados no son los verdaderos, por eso de salvaguardar la intimidad y que nadie que pueda conocernos sepa ciertas cosas.
3) Lo más probable (esperamos) es subir dos entradas mínimo por semana, escritas bajo los nombres de Manuela (que en estos momentos estoy escribiendo) e Irene.
Por último, esperamos que os guste!
xx